Los tipos hipotecarios suben

25 abril, 2017
Los tipos hipotecarios suben

Este dos mil diecisiete nos está dejando muy buenas noticias en cuanto a lo que se refiere a recuperación del mercado. En el mes de febrero recibimos la noticia de que se habían obtenido los mejores resultados, en los datos de desempleo, desde el comienzo de su contabilización desde que se empezaron a contabilizar, allá por el año dos mil uno.

Y también está trayendo una reactivación del mercado inmobiliario. Muestra de ello son los datos que venimos a ofreceros hoy, que están relacionados con las ligeras subidas de tipos de interés, que están favoreciendo a ciertos modelos de hipotecas mixtas, cuyos elementos diferenciadores y característicos veremos hoy.

Pero antes me gustaría contar una anécdota para ilustrar hasta qué punto el mercado español está en auge. Porque a pesar de lo que se pueda pensar, algunas pequeñas y medianas empresas también están notando estos avances en la economía. Pues bien, el mes pasado vino al despacho un buen amigo, que dirige junto con unos compañeros la empresa de logística del transporte de muebles Mediterráneo Exprés, con el fin de que le aconsejara sobre qué tipo de hipoteca le conviene más.

Parece que a los españoles nos cuesta decidirnos por un modelo de hipoteca. Sin duda alguna, las promesas de las hipotecas a plazo variable han hecho mucho daño. A pesar de que judicialmente se puedan recuperar las cantidades pagadas de más. Y sobre todo después de la reciente sentencia de diciembre del Tribunal Supremo de España, se ha producido una conciencia generalizada a desconfiar de los bancos en cuanto a sus consejos.

Pues bien, actualmente una reciente noticia del periódico Expansión ha sacado un listado de las cinco mejores hipotecas mixtas, y hoy vamos a comentar si merecen la pena estas hipotecas. Como aviso a navegantes diremos que las hipotecas mixtas derivan de los préstamos mixtos, que son aquellos que combinan un periodo inicial con un tipo de interés fijo (que puede llegar a alcanzar los diez años), con un segundo tramo a interés variable.

Características de los préstamos hipotecarios mixtos

A día de hoy con el EURIBOR y los tipos de interés tan bajos, ¿merece la pena este tipo de hipotecas? Pues esta respuesta depende de las condiciones que ofrezca el banco, ya que existen bancos que ofrecen el tipo fijo en los primeros años del préstamo, impidiendo beneficiarse del actual tipo del Euribor, que en febrero marcó un mínimo histórico de -0,106%. En cambio, existen perfiles conservadores que cubren los tipos de interés, permitiendo elegir el periodo de pago a tipo fijo, aunque en este sentido, cuanto más largo es el plazo mayor es el coste.

Y también tenemos que tener en cuenta las comisiones antes de tomar la decisión, porque hay algunos bancos como ING y Liberbank que no las cobran, pero en el caso de Santander y Bankinter, entre otros, se sitúan las comisiones por apertura en un uno por ciento. Aunque los importes mínimos varían bastante entre entidades, y el que más destaca es el del BBVA que llega hasta los mil euros. La otra clave es la comisión por compensación de riesgo de tipo de interés, aplicada en el tramo fijo cuando el préstamo se amortiza anticipadamente, creando un perjuicio por el banco. Esta no suele superar el uno por ciento, pero en el caso del Banco Santander alcanza hasta el tres por ciento.

Otro dato importante a tener en cuenta a la hora de contratar es la vinculación, que sigue siendo alta, y es un elemento diferenciador respecto a otro tipo de hipotecas, ya que puede encarecerla mucho. Algunos bancos, como Kutxabank, exigen domiciliaciones de nóminas por valor de tres mil euros, y gastos de al menos tres mil seiscientos euros en tarjetas, e incluso aportaciones de dos mil euros a planes de pensiones y seguros. Estos dos últimos requisitos y la nómina, son los únicos requisitos de ING, la entidad que menos exigencias pide.

En conclusión, como hemos visto las hipotecas mixtas tienen sus ventajas y sus desventajas, y hay que hacer una labor comparativa entre las demás condiciones de los otros bancos, y del mismo, para saber cuál es la que más conviene.