Para tus trámites empresariales, nada mejor que un buen asesoramiento jurídico y fiscal

10 octubre, 2016
Para tus trámites empresariales, nada mejor que un buen asesoramiento jurídico y fiscal

Siempre tuve claro que lo mío era la traducción y la interpretación. Ya de pequeña tenía facilidades para los idiomas. Al graduarme decidí ser mi propia jefa y abrir una agencia de traducción. Pero no sabía por dónde empezar ni cómo hacerlo… Entonces opté por dirigirme a esta asesoría laboral en Santander, a pocos metros de mi casa, y que llevaba más de diez años prestando sus servicios de asesoramiento jurídico en distintas materias. En lo que me interesaba a mí, a saber el asesoramiento fiscal, laboral y contable de empresas y autónomos, me informé y me aseguraron de que los servicios que prestaban aportaban soluciones tanto en el ámbito de la contabilidad como en el de las finanzas.

Lo mío eran las lenguas y las letras, el rollo de las cifras y del papeleo ¡para nada! Por ello, decidí confiar en ellos. Desde entonces, han pasado unos cuantos años y no me arrepiento en absoluto de mi elección. El despacho me facilita de verdad mi día a día y así puedo consagrarme a lo que me llena y me satisface: la traducción e interpretación, tanto administrativa como literaria.

La importancia de un correcto y adecuado asesoramiento

Tal y como lo he dicho más arriba, a mí las cifras y todo lo que esté relacionado con los trámites administrativos y demás me aburren e incluso me agobian. ¡No los soporto! Sin embargo, claro está que no puedes prescindir de ellos ¡y menos cuando tienes una empresa! Pero encontrar a un buen asesor no es una tarea fácil. Muchos sólo buscan en efecto cerrar una venta y les importa bien poco orientarte debidamente, cuando un buen profesional debe ser capaz de escuchar y entender las necesidades de su cliente para poder aconsejarle lo mejor posible en muchos de los temas y elementos que él desconozca. Personalmente, con mi asesor estoy muy satisfecha, me lleva todos los temas relacionados con la gestión laboral, contable y fiscal, etcétera. Con el paso de los años se ha incluso convertido en un amigo fiel y de confianza, capaz de empatía y de ponerse en mi piel. ¡Eso vale mucho! Porque cuando eres joven y que decides lanzarte en la aventura empresarial sin tener conocimientos sobre ello, que alguien te aporte su ayuda, profesionalidad y buen hacer es fundamental y necesario.

A día de hoy, me es posible vivir de mi pasión y trabajo

shutterstock_280099805reducida

Debo reconocer que los primeros meses de mi actividad fueron complicados. Pues hasta que no me fue conociendo la gente, hasta que mi reputación de buena profesional no fue creciendo y con ello fuera adquiriendo cada vez más y más clientes, pasó cierto tiempo. Algunos días llegué incluso a cuestionarme sobre mi elección y profesión. No obstante, a día de hoy puedo decir con orgullo y felicidad que vivo de mi pasión. No es que sea para nada millonaria, pero vivo decentemente de mi trabajo y en los tiempos que corren es casi un lujo. Haber elegido al despacho Trámites Fáciles Santander Abogados & Asesores, fue un auténtico acierto. Pues supieron escucharme y asesorarme de la mejor manera posible para llevarme ahí donde yo quería llegar. De hecho, en la actualidad sigo con ellos. ¡Por algo será! Dicho esto y en un mundo cada vez más globalizado y en el que miles de personas deben emigrar por cuestiones laborales u otras, saber idiomas es importantísimo por no decir imprescindible. Además, ello te abre muchas puertas y te hace ser más tolerante y abierto hacia tus semejantes. Últimamente, aparte de los idiomas más comunes que oferto en mi agencia (inglés, francés, alemán, italiano, portugués…), estoy pensando en proponer también un servicio de traducción e interpretación en lengua árabe y otro en idioma chino ya que cada vez más clientes me lo están pidiendo. Con lo cual, a los que me leáis: ¡aprended idiomas! Siempre os servirá…