Me voy, me mudo y lo demás ya vendrá

17 noviembre, 2015
Me voy, me mudo y lo demás ya vendrá

stones-850067_640

Acabo de leer el último artículo publicado en este blog hace unos días, el de “Adiós a mi hipoteca” y es gracioso porque yo voy a hablar de lo mismo. Me voy, me piro. Así de simple. Que se coma la hipoteca otro que pueda pagarla, porque yo no puedo. Mi problema es que aún no he vendido pero una inmobiliaria me ha cogido ya la casa y me va a reformar cuatro cosas para venderla ya. La primera es el suelo de la entrada y me han recomendado esta empresa de hormigón impreso en Alicante.

Hace 6 años, cuando me casé con mi actual exmujer, compramos una pequeña casita en el campo. No es demasiado grande, tiene tres habitaciones, dos baños, un salón amplio, cocina y un buen terrenito donde disfrutar del verano alicantino. Nuestra ilusión era vivir en el campo y si nos decantábamos por una casita a las afueras con un pequeño terreno a reformas pues, la cosa no subía demasiado.

Poco a poco hemos ido arreglando cosas. Por ejemplo, la cocina y los baños están reformados completamente, al igual que la electricidad de toda la casa. Pero hay pequeños detalles que aún hacen que la casa se vea vieja y que pensábamos cambiar hasta que pasó lo que pasó. Nos divorciamos hace ahora un año exactamente, nuestro nidito de amor duro unos tres años y la cosa empezó a ir mal y aguantamos dos más. Al quinto año la cosa se hizo insostenible y decidimos separarnos. La casa me la quedé yo porque ella tenía un apartamento de soltera en el centro y yo no tenía nada así que le pagué con mis ahorros estos 5 años de hipoteca que pagamos a medias, el papeleo de cambiar de nombre la propiedad y ya está. Estuvimos de acuerdo los dos.

El problema vino después, cuando me vi sin ahorros y con un sueldo menos en casa. Tenía que afrontar yo solo todos los gastos de una casa que aún necesita un par de reformas y me había quedado sin ahorros y con un sueldo que sólo me daba para vivir al tener que seguir pagando la hipoteca. He aguantado un año y me voy, no puedo más. Además, vivir solo aquí tan lejos de todos tampoco es agradable.

Al final la inmobiliaria me ha dicho que arregle el suelo de la entrada y como no conocían a nadie aquí le preguntaron a una empresa de hormigón impreso en Madrid llamada Obras de Hormigón Impreso y fueron ellos los que nos recomendaron a Pavimentos Verán. El caso es que voy a arreglar el suelo, el que da a la parte principal de la casa y me han recomendado el hormigón impreso porque queda muy bien y es barato en comparación con otras cosas. También me han pedido que pinte toda la casa para enseñarla impecable y que arregle la cochera porque tiene goteras y cuando llueve se monta un barrizal. No es mucho, pero es dinero claro.

Me han dicho que en 6 meses está vendida si hago lo que me dicen así que en menos de medio año estaré viviendo en un pisito cera del centro donde tendré acceso a todo y a vivir de nuevo, que parece que no pero a lo tonto a lo tonto hace ya tiempo que no vivo realmente.

Deja un comentario