Un abogado, sinónimo de seguridad a la hora de meterse en una hipoteca

18 marzo, 2020
Un abogado, sinónimo de seguridad a la hora de meterse en una hipoteca

Si tuviéramos que hacer una lista como las que hace el CIS acerca de los problemas que más preocupan a los españoles y las españolas en este mes de marzo de 2020, seguramente cuestiones como el paro o la corrupción, que son las dos clásicas desde que la crisis llegara en 2008, seguirían copando las primeras posiciones. Pero hay una cosa que, al mismo tiempo, no debemos olvidar. Hablamos de la vivienda. Se trata de uno de los asuntos que genera más quebraderos de cabeza a la gente de este país y para el cual se necesita una respuesta clara.

Desde que precisamente llegara la crisis, está claro que ha descendido el número de personas que se ha atrevido a firmar una hipoteca. El motivo está claro: la falta de seguridad en el trabajo. La facilidad con la que se extinguen contratos laborales hace que los que tienen que ver con las hipotecas ni siquiera se lleguen a firmar. Es una cadena directamente proporcional. Y, por cierto, las hipotecas que se firman a día de hoy se miran con lupa por parte de las personas que deciden acceder a este servicio. Y es que también hemos tenido que asistir a numerosas estafas durante los tiempos de la crisis.

Echemos un vistazo a lo que nos dicen los números. Según la página web EPData, perteneciente a la agencia de noticias Europa Press, el número de hipotecas que se gestionaron en España durante el mes de noviembre del año pasado pasó de las 28.000. Pero hay que ver los datos que nos dejó el undécimo mes del año entre 2012 y 2017. En el año 2013, el número de hipotecas fue de 14.000, la mitad de las que se registró en noviembre de 2019. Y es que hemos tenido cuatro años consecutivos en los que no se han superado las 20.000 unidades en este mes del año.

Sí que es cierto que el año 2019 ha sido uno de los mejores de los últimos tiempos. Una noticia que fue publicada en la página web de Bankinter informaba de que, en lo que se refería al mes de octubre, el número de hipotecas concedidas había aumentado con respecto a otros meses de octubre. Y es que eran más de 29.600 hipotecas las que se firmaron en octubre del año pasado. Se trata de un dato que, después de todo, no está nada mal.

La gente se lo piensa dos veces

Está claro que, en los tiempos que corren y después de todo lo que ha pasado en los últimos años, todo el mundo se está pensando dos veces el hecho de firmar una hipoteca. Una de las maneras en las que la gente se está apoyando para tratar de sentirse segura con este tipo de cuestiones es confiando en un abogado. Así nos lo han contado los profesionales de Tu App Abogado, que nos han indicado que ha aumentado de manera exponencial el número de llamadas que reciben a este respecto en los últimos años.

Y es que no es para menos. Hemos hablado muchas veces de estafas inmobiliarias que han sido de lo más sonadas a nivel nacional, así que nadie se fía de lo que le ofrecen y la protección que otorga un abogado es la mejor manera de sentirse tranquilo ante cualquier cuestión o problema que pudiera surgir al respecto. Desde luego, confiar en un abogado es una de las mejores recomendaciones que os podemos hacer para tratar de evitar cualquier tipo de situaciones que nos puedan asustar.

Es esto lo que está haciendo posible que, en el interior de nuestras fronteras, esté creciendo el número de hipotecas que se vienen firmando sobre todo en los años 2018 y 2019, los primeros tras la crisis económica. Y es que la seguridad es lo que está haciendo que la gente se esté lanzando. De no ser por esa seguridad, tenemos bien claro que seguramente nadie se lanzaría a por una hipoteca incluso teniendo asegurado un puesto de trabajo. Y es que, en este sentido, la mentalidad de las personas ha cambiado de una manera realmente importante de un tiempo a esta parte.

¿Qué nos deparará el futuro? La verdad es que puede suceder cualquier cosa, pero creemos que la gente no va a cambiar demasiado la mentalidad que tiene hasta ahora. Creemos que la crisis va a dejar muchos miedos en muchos cuerpos y que no va a ser nada fácil que la gente vuelva a recuperar la alegría a la hora de meterse en una hipoteca. Quien lo haga, eso sí, deberá hacerlo de la mano de un buen abogado para asegurarse de que todo está en orden y no hay nada que pueda resultar peliagudo o peligroso.